RODAJE CON ESPÍRITU CASSAVETES

RODAJE CON ESPÍRITU CASSAVETES

 Hemos rodado en la más absoluta clandestinidad. Durante dos semanas, guiándonos por la luz del sol o por las farolas que daban forma a las calles, nos dedicamos a robar cualquier sitio que nos llenaba de inspiración. Para ello seleccionábamos sólo aquellas cosas que nos hablaban directamente al alma.

“Pedazos de mi” muestra los planos robados en el barrio del Cabanyal durante el verano en que ya nadie se acordaba de construir una avenida porque no había dinero. Los actores no contaban con un guión previo. Acudían a su citación sin saber a qué secuencia tenían que enfrentarse. El estado de ánimo de su personaje era de las pocas pistas que les daba. Sólo yo tenía el guión en la cabeza. Se trataba de hacer cine sin límites, en total libertad cinematográfica. Sentíamos el espíritu  Cassavetes como cuando con su equipo robó allá por los años 60 los primeros planos de la noche de Nueva York.

Leave a Reply

Your email address will not be published.